Vírgen de Fatima: Patrona de la Iglesia

Altar a la Vírgen de Fatima

virgen de fatima

Oracíon a la Vírgen de Fatima

” Madre mía que en la tempestad acudes a mi llanto, te agradezco los favores recibidos en anteriores ocaciones, mi fe se fortalece en tu espiritu.

Santísima Vírgen de Fatima, salve reina y madre.

Orad por nuestras almas, reina y madre, rogad por nuestras almas reina y madre.

No somos dignos de tu presencia pero te pedimos humildemente que nos ayudes en los momentos de tribulación, en las horas de oscuridad y en los dolores mortales.

Vírgen de Fatima, protectora de los débiles, madre de Dios, permitidme un momento contigo para confesarte mis pecados, para que tu puedas interseder por mi ante san Pedro y el me pueda brindar la entrada al cielo. ” Amen

Como ya sabemos, la Vírgen de Fatima es una de las representaciones más famosas de la madre de Jesucristo y como madre de los creyentes, ella siempre estará de nuestro lado, incluso cuando hallamos cometido errores ya que su misericordia es infinita.

Adorar a la vírgen es un acto de fe que debe hacerse implorando y pidiendo con fervorosidad los favores. La vírgen solo concede peticiones sinceras y justas, nunca te atrevas a pedir a la vírgen cuando sepas que obras de mala fe.

Es bueno tener un altar de la vírgen en nuestras casas para atraer la paz y para tener un espacio de recogimiento.  Enciende un par de velas blancas cerca de las imágenes de la vírgen y manten colgando en este altar un rosario. Siempre puedes poner un vaso con agua cerca de la imagen para que sirva de catalizador de las malas energías del hogar. Siempre reza un Ave María antes de iniciar tu día.

Te agradecemos el tiempo dedicado a leer y apreciar esta bella imagen de la vírgen y te invitamos a dejar tus peticiones en este altar.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *